Con La Salud No Se Juega
Logotipo Con La Salud No Se Juega
Vaya al Contenido

El vínculo entre las pastillas anticonceptivas y la depresión

Blog Noticias Salud
Las mujeres que utilizaban anticonceptivos hormonales tuvieron un riesgo 40 % mayor de desarrollar depresión después de seis meses, en comparación con las mujeres que no lo hicieron. El riesgo de desarrollar depresión después de utilizar un anticonceptivo hormonal fue mayor entre las adolescentes.

Las pastillas anticonceptivas son la forma más popular de anticonceptivos utilizados por las mujeres de los Estados Unidos. Son tomadas por un 16 % de esta población, mientras que poco más del 7 % utiliza formas de anticonceptivos reversibles de acción prolongada, tales como un dispositivo intrauterino hormonal o implante.

El vínculo entre las pastillas anticonceptivas y la depresiónLo que tienen en común estas pastillas, dispositivos e implantes, es que son formas de anticoncepción hormonal--es decir, que contienen o liberan formas sintéticas de hormonas, como estrógeno y progestina (una forma de progesterona), que trabajan para prevenir el embarazo de varias maneras.

El problema es que estas hormonas sexuales también afectan al estado de ánimo y otros procesos biológicos, y manipularlos artificialmente puede provocar muchas consecuencias no deseadas en su cuerpo, algunas de ellas bastante incómodas y otras graves, incluyendo una alteración de la salud mental.

LAS PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS ESTÁN VINCULADAS CON LA DEPRESIÓN

Los investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, analizaron los datos de más de 1 millón de mujeres, durante un período de 14 años. Ninguna de las mujeres, quienes tenían entre 15 y 34 años de edad, había sido diagnosticada con depresión al inicio del estudio. Sin embargo, el análisis mostró que las mujeres que utilizaban anticonceptivos hormonales tenían un riesgo 40 % mayor de desarrollar depresión después de seis meses, en comparación con las mujeres que no lo hicieron. El riesgo fue mayor entre las adolescentes.

El principal encargado del estudio, el Dr. Øjvind Lidegaard, profesor de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, dijo para CNN: "Durante décadas, hemos sabido que las hormonas femeninas, el estrógeno y la progesterona, influyen en el estado de ánimo de muchas mujeres.

Por lo tanto, no es algo tan sorprendente que las hormonas artificiales externas también actúen de la misma manera y en los mismos centros, ya que de igual manera, las hormonas naturales pueden influir en el estado de ánimo de una mujer o incluso ser responsables de desarrollar depresión".

A pesar de este conocimiento, muchos profesionales de la salud son renuentes a sugerir que los riesgos de los anticonceptivos hormonales podrían ser demasiado altos para algunas mujeres, especialmente aquellas con historial de depresión. Aunque la validación científica ha dado algunos resultados contradictorios, un informe en la revista Oxford Medical Case Reports detalló dos casos de mujeres con un historial de depresión, quienes desarrollaron síntomas depresivos después del tratamiento con anticonceptivos hormonales (la pastilla anticonceptiva oral combinada, pastilla de progestina y anillo vaginal anticonceptivo combinado).

LOS ANTICONCEPTIVOS HORMONALES ESTÁN RELACIONADOS CON EL GLAUCOMA Y OTROS RIESGOS PARA LA SALUD

De acuerdo con un estudio, las mujeres que utilizaron anticonceptivos orales durante más de tres años tuvieron más del doble de probabilidades de ser diagnosticadas con glaucoma, una de las principales causas de ceguera y pérdida de visión. Los resultados fueron tan sorprendentes que los investigadores recomiendan que las mujeres que han tomado pastillas durante tres o más años sean sometidas a pruebas para detectar glaucoma y acudan en seguida con un oftalmólogo.

Podría parecer inusual que los anticonceptivos puedan afectar su visión, pero es importante entender que hay repercusiones en todo el cuerpo al manipular artificialmente sus hormonas. La mayoría de las pastillas anticonceptivas, parches, anillos vaginales e implantes contienen una combinación de derivados de las hormonas estrógeno y progestina.

Estas actúan al imitar estas hormonas en su cuerpo para engañar a su sistema reproductivo, con el fin de producir los siguientes efectos:

Prevenir que los ovarios liberen óvulos

Engrosar el moco cervical para ayudar a impedir que el esperma fertilice un óvulo

Adelgazar el revestimiento del útero, lo que hace difícil que un óvulo se implante, en caso de ser fertilizado

Sin embargo, su sistema reproductivo no se encuentra aislado. Está conectado con sus otros sistemas corporales, y por lo tanto la anticoncepción hormonal es capaz de alterar mucho más que su estado reproductivo.

De acuerdo con un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el 30 % de las mujeres que han utilizado pastillas anticonceptivas y casi la mitad de las mujeres que usan otros métodos de anticoncepción hormonal dejaron de utilizarlos debido a la "insatisfacción", que fue ocasionada con mayor frecuencia por los efectos secundarios.

Los posibles riesgos para la salud incluyen:

Cáncer: Las mujeres que toman pastillas anticonceptivas aumentan su riesgo de cáncer de cuello uterino y de seno, y posiblemente también cáncer hepático.

Huesos más delgados: Las mujeres que toman pastillas anticonceptivas tienen una menor densidad mineral ósea (BMD, por sus siglas en inglés), en comparación con las mujeres que nunca han usado anticonceptivos orales.

Enfermedades cardiacas: Es posible que utilizar pastillas anticonceptivas a largo plazo aumente la acumulación de placa arterial en su cuerpo, lo que podría elevar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Coágulos sanguíneos fatales: Las pastillas anticonceptivas aumentan el riesgo de coágulos de sangre y el subsiguiente derrame cerebral.

Desarrollo muscular deteriorado: Utilizar anticonceptivos orales podría deteriorar el desarrollo muscular del entrenamiento con ejercicios de resistencia, de las mujeres.

Disfunción sexual a largo plazo: La pastilla anticonceptiva podría interferir con una proteína que mantiene la testosterona disponible, lo que ocasiona una disfunción sexual a largo plazo, incluyendo un menor nivel de deseo y excitación.

Migrañas, aumento de peso, cambios en el estado de ánimo, y crecimiento excesivo de hongos e infecciones.

LOS MÉTODOS NO HORMONALES DE ANTICONCEPCIÓN

El vínculo entre las pastillas anticonceptivas y la depresiónEs posible que las mujeres y hombres que buscan opciones no hormonales anticonceptivas reversibles se sorprendan al saber que hay muchas opciones. Los convencionales profesionales de la salud suelen orientar a los pacientes hacia las opciones hormonales populares, pero hay muchas más opciones.

Los métodos de barrera, que funcionan al prevenir que los espermatozoides de un hombre lleguen al óvulo de una mujer, incluyen el diafragma, capuchón cervical, esponja y condones masculinos y femeninos. Ninguno de estos es infalible, por lo que muchas parejas los utilizan en combinación con métodos basados en el conocimiento de la fertilidad.

El conocimiento de la fertilidad implica saber cuándo ocurre el período fértil de una mujer cada mes, y posteriormente evitar realizar el coito durante (y justo antes de) ese tiempo (o usar un método de barrera, en caso de hacerlo). Cuando el conocimiento de la fertilidad es utilizado sistemática y adecuadamente, es muy efectivo para prevenir el embarazo; menos de 1 a 5 de cada 100 mujeres quedarán embarazadas al utilizar de esta manera el conocimiento de la fertilidad.

Con el fin de monitorear la fertilidad, las mujeres pueden utilizar una serie de métodos, incluyendo monitorear la temperatura basal corporal, producción de moco, indicadores de saliva y de posición cervical. Muchas mujeres utilizan una combinación de métodos, y también hay monitores de ovulación disponibles comercialmente que pueden utilizarse junto con los otros métodos. El 99 % de las mujeres en los Estados Unidos, se encuentra en edad reproductiva, ha utilizado al menos un método anticonceptivo en algún momento de su vida, con un 88 % de opciones hormonales a elegir.

Sin embargo, podría sentirse aliviado al saber que no tiene que estar sujeto a los riesgos de la anticoncepción hormonal, o aprender a vivir con los efectos secundarios, con el fin de tomar el control de su salud reproductiva. Un experimentado proveedor de atención de salud holística puede ayudarle a elegir las mejores opciones de anticoncepción no hormonal.


APRENDEMOS DE VUESTRAS PREGUNTAS, SUGERENCIAS Y COMENTARIOS.

SI LA INFORMACIÓN OS RESULTA INTERESANTE COMPARTIR CON AMIGOS Y FAMILIA.


CON LA SALUD NO SE JUEGA
Pablo Picasso, 1
48012 Bilbao (Spain)
+34 602 436 312  | +34 600 492 134
conlasaludnosejuega2018@gmail.com
www.conlasaludnosejuega.org
Regreso al contenido